A special Teaser Tuesday: En Español

Este es un Teaser Tuesday muy especial para mi, puesto que estoy por primera vez en casi quince años escribiendo un libro en español. Se me ha hecho dificil, ya que escribo en inglés, hablo en inglés, leo en inglés, en mi casa se habla inglés y francés... y a veces a mi cerebro le cuesta tirar el cambio hacia el español. De paso, no es igual hablar español y sentarse a crear una historia.

Un personaje vestido de Alejandro Sanz, ha estado rondadome por mas de un año pero con una cosa y otras, nunca le hice mucho caso, aunque eso no le impidió hablarme y dejarme saber que no se callaría hasta que la historia estuviese escrita.

Por lo tanto hace dos días, me senté y lo escuché y luego, encontré la voz de Claudia.  Así que entonces les voy a dejar leer un extracto de esta historia. Por favor recuerden que esto es un primer borrador y deben de haber miles de errores ortográficos y gramaticales. :)



Al llegar a la puerta del edificio, mi cabeza gira hacia la lista de nombres junto con sus timbres. Del rabillo del ojo veo alguien dentro del vestíbulo y me giro tan rápido como puedo pero no veo a nadie, sin embargo la puerta vibra con el timbre, y al halarla hacia mí, noto que el timbre del piso de Daniel está encendido.
Entrando en el vestíbulo platico conmigo misma, solo porque tengo que poner mis pensamientos en orden. En lugar de subir al ascensor, decido utilizar las escaleras y así tener más tiempo para convencerme de que esto, lo que sea que es, termina hoy. De todas maneras, esto nunca ha sido nada, me miento antes de llegar al tercer piso y respirar profundo.
La mirada de Julián me viene a la mente empujando mis pasos hacia  la puerta del piso de Daniel, la cual ya está abierta. El interior del piso esta en tinieblas, salvo la luz de la sala. El único sonido aparte del de mi corazón, es el de la guitarra de Daniel.
En lugar de entrar al apartamento como parece que Daniel quiere, toco la puerta a mi lado, y espero, tratando de respirar normalmente. Cuando la música no deja de tocar, golpeo la puerta una segunda vez y más fuerte que la primera, plantando mis pies fuertemente sobre el piso.
La sombra de la guitarra es lo primero que noto en la poca luz que llega hasta el pasillo, antes de ver la sombra de Daniel. Sus pasos retumban más fuerte a medida que viene hacia la puerta, y me preparo para no dejarme caer como una idiota una vez más.
Por supuesto que él tiene que estar sin camisa en su casa, con los tatuajes en medio del escaparate de sus abdominales y en los músculos de sus brazos. Canalla.
“Sabía que vendrías.” Daniel dice con una sonrisa que ilumina sus ojos, una vez sus manos se detienen sobre cada lado del marco de la puerta. “¿Estás lista para explicar por qué me diste un nombre falso?”
“Esto termina hoy.” Las palabras queman mi lengua pero Daniel no responde.
En vez de cerrar la puerta y dejar las cosas ahí, Daniel retrocede unos pasos antes de apoyarse contra la puerta. Sus brazos cruzados dejan ver no solo los músculos en ellos sino también los tatuajes que mis dedos han seguido tantas noches. Molesta gimo interiormente. Canalla, canalla, canalla.
“¿Te vas a quedar ahí parada toda la noche?” 
“No pienso entrar.” Contesto pensando que ahora sería un buen momento para que mis pies tomen impulso y me lleven lejos de aquí.
“Como quieras.” Daniel se retira de la puerta caminando hacia el interior de la casa, hasta que su sombra desaparece.
“¿Acaso no me has escuchado?” Pregunto nuevamente mientras mi cabeza y mi corazón se contradicen y mis pies, esos traidores, me llevan dentro del apartamento.
“Te escuché pero yo no suelo hablar de mi vida privada en público… no te olvides de cerrar la puerta.” Daniel responde sin mirarme y caminando a la sala.
La puerta la cierro de un sopetón, el cual hace eco en el pasillo, e inmediatamente me hace sentir avergonzada. Sus vecinos no tienen nada que ver con esto. Una vez lo encuentro en la sala, noto que se ha puesto un jersey, y está sentado acariciando las cuerdas de la guitarra como ha acariciado mi piel los últimos dos meses.
“¿Ya terminaste tu berrinche?”
Con lo que espero sea una mirada feroz, fijo mis ojos en él y luego olvido por qué he venido hasta aquí en vez de mandarle un SMS.

Comments

Popular Posts